jueves, 25 de octubre de 2012

El pilla pilla o la llevas


El pilla pilla o la llevas es un juego de persecución al que solían jugar los niños en la escuela a la hora del recreo. Juegan varios niños, cuantos más mejor. Un niño se la queda o la lleva, y los demás corren, el niño que se la queda tiene que pillar a los demás y a quien pille (hay que tocarlo) se la vuelve a quedar (el pillado tiene que pillar a otra persona) y así sucesivamente. El juego termina cuando los participantes se cansan de jugar.


Existen muchas variantes del juego, principalmente cambiando lo que le sucede al jugador alcanzado por un perseguidor (el que la lleva). Según la variante, puede tener que quedarse en sitio hasta que otro jugador lo toque, tener que correr con el perseguidor sujetando su mano, o salir del juego. Es importante notar que en la mayoría de estas variantes, al tocar a otro jugador, el perseguidor no deja de ser perseguidor (o sea, de llevarla). También existen variantes en las que se puede evitar ser tocado si antes se consigue realizar una acción, como quedarse quieto con los brazos en cruz y decir tulipán, en el juego de este nombre; o llegar a una casa (lugar donde no puede entrar el perseguidor), o subirse a algún lugar elevado previamente determinado. En el primer caso, el jugador debe permanecer así inmóvil hasta que otro compañero le libere tocándole, con lo que «el que la lleva» puede optar por quedarse cerca esperando a que alguien se arriesgue a hacerlo para agarrarlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario